Descubre los misterios de la fisiología humana gratis a través de imágenes de anatomía, esquemas y claras explicaciones sobre el funcionamiento de tu organismo. ¿Conoces los tipos de células que forman tu corazón y qué músculos son los responsables de la respiración? Aprende cosas curiosas y divertidas sobre las diferentes partes de cuerpo humano, el aparato digestivo, la sangre, el sistema nervioso, el ADN, los órganos vitales y las glándulas que regulan el metabolismo. Aquí tienes gratis todo lo que necesitas, desde una definición general de la fisiología humana hasta textos de aplicación en la vida diaria: como explicaciones didácticas sobre conceptos de nutrición, consejos para adelgazar y mantener tu salud o el significado de algunos términos fisiológicos de anatomía deportiva.

Huesos de los miembros inferiores

Los huesos de las extremidades humanas, superiores e inferiores, son homólogos entre si. Es decir tienen el mismo patrón de desarrollo embrionario y estructura, aunque se desarrollan de forma diferente porque están adaptados a realizar funciones distintas. Los huesos de los miembros inferiores son: fémur, rótula, tíbia, peroné, y 26 piezas óseas para cada pie. Su forma está adaptada a la función que ejercen en el cuerpo humano: por un lado soportar el peso y transmitirlo al suelo, por otro permiten el desplazamiento o locomoción en colaboración con los músculos de los muslos, piernas, caderas y pies. Estudiémoslos uno a uno.
- Fémur: Es el único hueso del fémur, el más largo y voluminoso del cuerpo humano y en su interior existe una gran reserva de células madre hematopoyéticas formando parte de la médula ósea. Su extremidad superior se llama cabeza y forma parte de la articulación de la cadera, lugar donde se une la extremidad inferior con la cintura pélvica. La cabeza del fémur es esférica y se inserta en una cavidad cotiloidea que tienen un anillo de fibrocartílago que permite una mayor congruencia de la articulación. Por debajo esta el cuello del femur y el trocanter, un punto donde la dirección del hueso cambia. A nivel práctico el trocanter supone una limitación al movimiento de aducción cuando el hueso golpea con la cadera, impidiendo una mayor apertura lateral de la pierna. Para evitar esto bastará con girar el muslo antes de realizar la apertura. En el extremo inferior el fémur se articula con la tibia a través de una articulación troclear, con forma de polea.

- Rótula: Es un hueso situado en la región de la rodilla que protege el tendón del quadriceps, tanto ante los golpes y heridas, como ante el rozamiento. Es el más grande de los huesos sesamoideos del cuerpo humano.

- Tíbia y peroné: La pierna al igual que el antebrazo consta de dos huesos largos, con dos epífisis y una diáfisis cada una. El extremo superior de la tibia se articula en la rodilla con el fémur. Sobre él están los famosos meniscos, unas piezas de fibrocartílago que permiten que la superficie plana de la tíbia encaje con la epífisis redondeada del fémur. La tíbia no tiene la prolongación que presenta el cúbito en el brazo para impedir la hiperextensión del codo, sino que son los fuertes músculos y tendones los que impiden la flexión ventral de la rodilla. En personas sanas el único movimiento posible entre el muslo y la pierna es la flexión dorsal, acercando fémur y tibia por detrás. Es el segundo hueso más grande del cuerpo, tras el fémur, en la región central la tibia tiene una sección triangular. El peroné es más pequeño, y se articula unos centímetros por debajo de la rodilla con la tíbia. Ambos, forman en el otro extremo una especie de pinza que se articula al astrágalo, el hueso más grande del pie, formando allí el tobillo.

- Huesos del pie: Se dividen en tres regiones, el tarso, el metatarso y los dedos. Las 14 falanges de cada extremidad inferior son piezas óseas de tipo largo pero de pequeño tamaño que forman los dedos de los pies. Los metatarsianos son otros cinco huesos largos que les siguen y ocupan la zona media, mientras que la región del talón esta construida por siete huesos cortos, de gran densidad y diferentes tamaños: astrágalo, calcáneo, escafoides, cuboides, y tres piezas en forma de cuña. Explicar la configuración exacta de todos estos huesos merece al menos un segundo artículo.