Descubre los misterios de la fisiología humana gratis a través de imágenes de anatomía, esquemas y claras explicaciones sobre el funcionamiento de tu organismo. ¿Conoces los tipos de células que forman tu corazón y qué músculos son los responsables de la respiración? Aprende cosas curiosas y divertidas sobre las diferentes partes de cuerpo humano, el aparato digestivo, la sangre, el sistema nervioso, el ADN, los órganos vitales y las glándulas que regulan el metabolismo. Aquí tienes gratis todo lo que necesitas, desde una definición general de la fisiología humana hasta textos de aplicación en la vida diaria: como explicaciones didácticas sobre conceptos de nutrición, consejos para adelgazar y mantener tu salud o el significado de algunos términos fisiológicos de anatomía deportiva.

Huesos del pie

los huesos del pie
La estructura ósea del pie es peculiar porque se asemeja a un puzle que puede ser dividido en diferentes secciones y de hecho existen varias formas de clasificar sus huesos. Tradicionalmente tarso, metatarso y dedos serian las tres regiones; pero la didáctica actual prefiere emplear la idea de antepie, mediopie y retropie. Si observamos la fisiología podal o funcionamiento del pie, entonces la mejor opción sería dividirla en en cuatro zonas trazando una linea en sentido transversal y otra longitudinal, realizando una cruz sobre la piel. Si al anar observas las diferencias entre delante y detrás, verás que en el talón tendemos a dejar caer el peso al apoyar, mientras que la región de los dedos es la que tarda más en despegarse y tiene relación con la propulsión del cuerpo. Los dedos y la región delantera de la planta del pie están conformados por huesos largos, mientras que la parte posterior, desde el centro de la planta hasta el talón son huesos cortos, mucho más densos y resistentes. De esta forma los primeros facilitan las palancas musculares para generar movimiento, mientras que los segundos están especializados en soportar grandes cargas de peso. Si se quiere más subdivisiones de dealnte hacia detrás se pueden nombrar hasta seis zonas:

* Región anterior o Antepie: Formada por huesos de tipo largo de pequeño tamaño.
- Dedos, terceras falanges: son las puntas de los dedos, a excepción del grueso que sólo tiene dos falanges.
- Dedos, segundas falanges: zona intermedia de cuatro dedos y punta del pulgar del pie.
- Dedos, terceras falanges: zona proximal, formada por cinco columnas conectadas con los huesos metatarsianos.
- Metatarso: formado por cinco huesos largos de tamaño considerable, los cinco metatarsianos

* Región posterior, o Tarso: conformada por los huesos cortos de gran densidad ósea.
- Tarso anterior o mediopie: formado por cinco huesos cortos pequeños, dos con nombre propio, cuboides y escafoides, y otros tres que son conocidos como cuñas.
- Tarso posterior, talón o retropie: Formado por dos huesos cortos de tamaño considerable el astrágalo y el calcáneo.

Si la división en cambio se realiza trazando una línea longitudinal, que parta desde el espacio comprendido entre el segundo y el tercer dedo, y llegué hasta el centro del talón, habremos dividido el pie en una región interior y otra exterior. Esta división tiene una base anatómica, pues desde el talón el astrágalo y el calcáneo marcan dos direcciones diferentes para contrucción del esqueleto. La región exterior tiende a apoyarse en el suelo de forma pasiva, mientras que la región interior es donde está el arco del pie. De esta forma la parte donde están los dedos gordos es la que está más musculada y participa de forma activa en la propulsión durante la marcha, mientras que la parte exterior es de vital importancia para establecer el equilibrio estático y dinámico.

- Región interior: Calcáneo, cuboides, dos cuñas, dos metatarsianos y las seis falanges de los dedos pequeños.
- Región posterior: Astrágalo, esfenoides, una cuña, tres metatarsianos y tres dedos, con sus ocho falanges (el grueso sólo tiene dos).