Descubre los misterios de la fisiología humana gratis a través de imágenes de anatomía, esquemas y claras explicaciones sobre el funcionamiento de tu organismo. ¿Conoces los tipos de células que forman tu corazón y qué músculos son los responsables de la respiración? Aprende cosas curiosas y divertidas sobre las diferentes partes de cuerpo humano, el aparato digestivo, la sangre, el sistema nervioso, el ADN, los órganos vitales y las glándulas que regulan el metabolismo. Aquí tienes gratis todo lo que necesitas, desde una definición general de la fisiología humana hasta textos de aplicación en la vida diaria: como explicaciones didácticas sobre conceptos de nutrición, consejos para adelgazar y mantener tu salud o el significado de algunos términos fisiológicos de anatomía deportiva.

Circulación sistémica

La circulación sistémica es aquella que envía la sangre desde el corazón a todos los tejidos vivos del cuerpo, a excepción de los pulmones que tienen su propio circuito circulatorio. Aunque la mayor parte de personas aún no conocen o recuerdan cómo es realmente el sistema circulatorio, lo que sí es conocido de forma general en occidente, es que el corazón bombea la sangre para que llegue el oxigeno y el alimento a los tejidos, y que esto se realiza a través de una gran red de venas, arterias y capilares. Esta red que difunde desde el ventrículo izquierdo hacia todo el cuerpo a través de la artería aorta y todas sus subdivisiones es la circulación sistémica.

El modelo de la circulación sanguínea tal y como lo conocemos fue descrito en 1628 por Harvey, que al no disponer de microscopio no llegó a descubrir como las venas y arterias estaban comunicadas por microscópicos capilares que atravesaban lo tejidos. Lo más importante del descubrimiento de Harvey fue el aspecto fisiológico, al describir el funcionamiento del corazón y afirmar que la sangre no provenía del higado y los alimentos, separándose de la teorias establecidas hasta el momento. "Estoy obligado a concluir que en los animales la sangre es mantenida en un circuito con un tipo de movimiento circular incesante, y que ésta es una actividad o función del corazón que lleva a cabo por medio de su pulsación, y que en suma constituye la única razón para ese movimiento pulsátil del corazón". El descubrimiento de los capilares no llego hasta 1649 con las observaciones de Henry Power y posteriormente con la confirmación de Marcello Malpighi en 1661 al describir estos mismos capilares en el pulmón de una rana «menudos y parecidos a los cabellos, que unen las arterias a las venas», con lo que finalmente se comprendió como la sangre podía pasar de las arterias a las venas más pequeñas.

En la circulación sistémica no toda la sangre realiza el mismo recorrido, ni la misma distancia, ni tarda lo mismo en volver al corazón. La primera bifurcación de la artería aorta son las dos arterias coronarias que irrigan el mismo corazón, seguidamente se divide en las aortas ascendentes y la aorta descendente. La sangre ascendente irriga las extremidades superiores, el cuello y la cabeza, en su recorrido atraviesan unas pequeñas aperturas en las vertebras cervicales de camino hacia el cráneo y el cerebro. La sangre descendente irriga el resto del cuerpo: algunas ramificaciones irrigan el tórax mientras que la mayor parte de la sangre desciende por delante de la columna vertebral, atraviesa el diafragma y baña el abdomen, la región púbica y las extremidades inferiores. Es muy destacable la especialización de las venas de la región inferior en el retorno venoso, ya que estas tienen muchas más válvulas para impedir el retroceso de la sangre hacia los tejidos debido a la gravedad.