La estructura del pulmón y alvéolos

La respiración es vida, sin respiración no hay vida, aun las mismas células tienen una respiración celular a través de las cual obtienen energía para mantener sus actividades diarias. Los órganos de la respiración en el hombre y la mujer son los pulmones. Veamos ahora la estructura de los pulmones y los alvéolos que los forman.

Estructura interna de los pulmones
La estructura interna de los pulmones es como la copa de un árbol invertido. Cada bronquio principal se divide en una rama para cada lóbulo y estas ramas se subdividen a su vez en un árbol ramificado de pequeños bronquiolos (acompañados por ramas de la arteria y vena pulmonares). Cada bronquiolo finaliza en una agrupación de diminutos sacos llenos de aire (hojas del árbol) o alvéolos. Cada lóbulo pulmonar está formado por un bronquiolo terminal junto a sus células aéreas, y el pulmón incluye millones de lóbulos unidos entre sí por tejido conectivo elástico.

Alvéolos, o saco alveolar
La anatomía de estos diminutos alvéolos, semejantes a racimos de uvas es muy delicada, se mantiene abiertos gracias a una rama de tejidos conjuntivos a través de la cual pasan los bronquiolos terminales. De solo 0.3 mm de diámetro para desembocar en los alvéolos terminales. Los alvéolos están tapizados por una capa fina de células que cubren la malla fibrosa y la red adyacente de capilares sanguíneos.