Partes del esqueleto, esqueleto axial y esqueleto apendicular

El esqueleto humano se estructura en dos partes, el esqueleto axial y el esqueleto apendicual. El esqueleto axial conforma la parte central del cuerpo, su eje, y está compuesto por el craneo, la columna vertebral, la caja torácica y las dos cinturas que enlazan el eje de la columna con el esqueleto apendicular. El esqueleto apendicular conforma las cuatro extremidades del cuerpo humano, dos piernas y dos brazos.

El esqueleto axial está vinculado a la protección del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) y los órganos vitales emplazados del torax (pulmones y corazón).
El esqueleto apendicular está formado por las extremidades de brazos y piernas, y relacionado con las funciones de movimiento del cuerpo, y con la manipulación de otros cuerpos.

Lo más interesante en el estudio de la estructura del esqueleto es observar en el esqueleto las analogías que se encuentran entre distintas partes del cuerpo que a su vez se han especializado para cumplir funciones distintas. El ejemplo más claro lo encontramos en los miembros inferiores adaptados a la locomoción y los miembros superiores adaptados a la manipulación de objetos. Otro ejemplo seria la comparación entre la cintura escapular y pelvica.