Descubre los misterios de la fisiología humana gratis a través de imágenes de anatomía, esquemas y claras explicaciones sobre el funcionamiento de tu organismo. ¿Conoces los tipos de células que forman tu corazón y qué músculos son los responsables de la respiración? Aprende cosas curiosas y divertidas sobre las diferentes partes de cuerpo humano, el aparato digestivo, la sangre, el sistema nervioso, el ADN, los órganos vitales y las glándulas que regulan el metabolismo. Aquí tienes gratis todo lo que necesitas, desde una definición general de la fisiología humana hasta textos de aplicación en la vida diaria: como explicaciones didácticas sobre conceptos de nutrición, consejos para adelgazar y mantener tu salud o el significado de algunos términos fisiológicos de anatomía deportiva.

Circulacion sistemica y circulacion pulmonar

ciruclación sanguinea y sistémicaLos dos circuitos de la circulación sanguínea, la circulación sistémica y la circulación pulmonar. Al igual que hay dos mitades del corazón, que forman un doble bomba de sangres, hay dos circuitos sanguíneos independientes y complementarios. Uno de ellos recoge la sangre que bombea la mitad derecha del corazón y termina conduciendo esta sangre a la mitad izquierda, el otro circuito hace lo contrario recoger la sangre que bombea la mitad izquierda, distribuirla y luego recogerla de nuevo hacia la aurícula derecha.

La circulación pulmonar es el circuito que va del ventrículo derecho a la aurícula izquierda, y en su recorrido pasa por el pulmón y lo irriga abundantemente. También se le llama circulación menor, por ser el circuito de menor recorrido y amplitud.

La circulación mayor, general o sistémica es el circuito que irriga el resto de órganos exceptuando el pulmón: corazón, vísceras, huesos, músculos, llegando hasta la mayor parte de tejidos, exceptuando el sistema nervioso central y los cartílagos. En la circulación general la sangre cargada de oxígeno sale por la arteria aorta y da la vuelta a todo el cuerpo, hasta llegar a la aurícula izquierda pobre en oxigeno. En la circulación pulmonar la sangre pobre en oxigeno es enviada al pulmón para que se desprenda del CO2 y vuelva a oxigenarse.